4 nov. 2019

Exploración Cueva de Ondarre. Octubre de 2019.

Galería del sifón.


Fecha: 19 y 20 de octubre de 2019

Participantes: Oskar, Isaac, Evaristo, Sergio, Ernesto, Zuriñe, Josi, Gema, Su, Eliseo.

Equipo de buceo: Traje seco, rebreather lateral Minijoki, 6x300l tx21/25, 6,9x300l composite.


Desarrollo de la exploración:

El viernes día 19 Oskar, Josi y Su entran hasta el río para instalar la parte seca, bajar el material de instalación del río y parte de su material.
El sábado 20 a las 10, entra Oskar con otra saca llena de material, para instalar la zona del río antes de que lleguemos los demás que entramos a la cueva dos horas más tarde. Aún le tocará subir hasta la playa para terminar de bajar material de buceo hasta el sifón.
El objetivo es bucear de nuevo en el sifón terminal de la cavidad, para intentar conectar con la punta de exploración de la surgencia de Osinberde, en donde llegamos hace un par de años a pie del sexto sifón, tras unas cuantas exploraciones.


En la boca preparados para entrar.

Ondarre está situada en la parte guipuzcoana de la sierra de Aralar. Tiene un acceso cómodo de diez minutos andando. Se entra por un pozo de 10 metros estrecho al principio. Bajando un poco más, se llega a un laminador inclinado muy estrecho y arrastrado pero que cuesta abajo se pasa bien. Después vienen dos pozos enlazados por una rampa (cuerda de 50 m) y se llega a una sala con muchos bloques que hay que bajar hasta abajo. Una gatera entre los bloques nos lleva a la cabecera de un pozo de 10 metros. Se sigue bajando entre bloques y se llega al colector unos 135 metros por debajo de la entrada.


Una vez allí es el momento de ponerse los neoprenos para descender el tramo de río hasta el sifón. Hay varias zonas donde toca nadar y hay que descender unos cuantos pozos siempre regados.
Así, poco a poco, fuimos llegando todos con todo el material de buceo, puntos calientes, etc. hasta el sifón, para preparar la inmersión.


Esperando noticias en el sifón.

Las expectativas no son buenas porque esta vez, el agua se ha enturbiado mucho al bajar por el río.
Como me temía, nada más meter la cabeza, compruebo que la visibilidad no es buena para explorar ya que no supera el metro y medio. Aún así, continúo pensando que quizás más adelante esté mejor. Desciendo hasta el punto bajo de -46 metros y comienzo a ascender, hasta llegar un poco después a la punta de exploración anterior a -35 metros. Ato un nuevo hilo y comienzo a explorar. Subo pegado a la pared derecha, al principio con mucho espacio y sin una visión clara del conjunto por la falta de visibilidad. Un par de veces tengo que retroceder por no encontrar la continuidad. Paso entre unos bloques un poco ajustado, giro a la izquierda y consigo ascender hasta -14m. La cueva vuelve a coger dimensión pero no veo continuidad hacia arriba. Desciendo y vuelvo a encontrar mi hilo tras cerrar un pequeño circuito. Sin saber para dónde seguir, ato un hilo con otro, corto y regreso. Hago unos minutos de descompresión y salgo a la superficie tras 50 minutos de inmersión en agua a seis grados.
Las noticias que transmito no son demasiado buenas y nos quedamos con mal sabor de boca. Rehacemos los petates y salimos.


Eliseo desequipándose.


A falta de plomo, mosquetones de hierro y llave inglesa.


Unos cuantos van primero para sacar petates a la calle y volver a bajar al río a por más. Oskar se queda el último desinstalando. De nuevo en la playa, cambiamos la ropa de agua por la seca y seguimos hacia arriba. Todo se hace más duro, estamos ya cansados, la gatera es cuesta arriba y hay muchos petates pesados.
Poco a poco vamos saliendo a la calle, cada uno a su ritmo y a las 24:00 estamos todos fuera tras 14 horas bajo tierra.


Rápel en la zona acuática.

Ya pensando en la cena, la chimenea y las camas, repartimos todo el equipo y subimos a la borda del FUE para comer, lavarnos, descansar e intentar sacar conclusiones de lo ocurrido y plantear un nuevo intento de conexión.
Sólo nuestro Grupo, llevamos ya tres exploraciones desde Ondarre y una docena de ellas por Osinberde, para intentar una conexión que en el mejor de los casos, será de seis sifones, dos de ellos por debajo de 40 metros, con cascadas intermedias, una tirolina, varios pasamanos y porteos agotadores entre sifones.
Algún día lo conseguiremos pero nos está costando mucho.
Esta vez hemos conseguido avanzar 35 metros y subir hasta -14m lo que sin duda será de gran ayuda de cara a exploraciones posteriores. Una lástima que el agua enturbiada por nosotros mismos al bajar por el río tras un estiaje tan severo como el de este año, no nos ha permitido cumplir el objetivo de conexión que teníamos.




Eliseo Belzunce
30 de Noviembre de 2019

16 sept. 2019

SIFÓN DEL DESCARGADOR. ORDESA

Aproximación por el circo de Cotatuero.

Este sábado nos juntamos en Torla 8 espaldas con patas para portear material de buceo hasta la cueva del Descargador, en Ordesa, y probar suerte en un nuevo sistema. ¿Se abrirá otra puerta a un nuevo colector como el de Garcés? 

Ladera en la que se encuentra colgada la entrada a la cueva. 

EL año pasado en la campaña de verano se buceó este sifón y debido al la temperatura extrema del agua Eliseo tuvo que salir sin poder explorar una posible salida a seco. Este año, en la campaña de verano, por falta de tiempo y logística no pudimos volver a intentarlo, así que lo dejamos para septiembre ya que teníamos que volver a bucear en Garcés para sacar los sensores que colocamos en verano. 

Rápel de acceso.


Al final los compañeros del Instituto Geológico y Minero decidieron que no era necesario volver a bucear en Garcés, así que con menos gente pudimos centrarnos en Descargador.

Eliseo, esta vez con traje seco, en el sifón.

El año pasado la galería de acceso al sifón estaba inundada debido al fuerte deshielo, por lo que fue necesario entrar con neopreno a portear el material de buceo hasta el sifón, este año sin embargo no se mojaron ni los pies.

Todos impacientes por saber como ha ido.
Pero... ¿Que pasó ahí dentro? Pues lo que era de esperar, Eliseo tiene buen ojo (por lo menos a oscuras) y salió a seco pinchando un ¡¡¡¡NUEVO COLECTOR!!!!
Habrá que ir pensando otra vez en como pasar el disto por el sifón, en trajes secos-secos, en prospectar el Descargador... !Que ganas de que llegue el verano otra vez!





6 may. 2019

Lekime




Lekime arroila helburu, Baxe Nafarroara buruz abiatu ginen goizeko hitzorduaren tenorea taldeko nagienekin eztabaidatu ondoren. Garai batean erresuma batzen zuten bortuak igarota, Mendibe herri ttipian elkartu genuen artaldea. Eguraldi iragarpena alde genuen eta zerbaiten jatera eseri ginen deus baino lehen.
Ohartu gabe luzatu zitzaigun otordua eta, aitzinetik arroila luzea genuela jakitun, argiak sartu genituen bote estankoan.


Pirinioek beren hondar elurrak erakutsi zizkiguten ekialdean eta oinen azpian bertikaltasun handiko sakanak agertu zitzaizkigun berehala. Hegan egiteko gogoa erreprimitu genuen. Iratiri eta Oriko kaskoari bizkarra emanik, Behorlegi, Beltxu eta Ahüzkiko basoei behatu genien. Biduzeren iturburua igar zitekeen parez pare Arbaila mendigunean.
Beheiti amildurik, mendi magal berdea apurtzen zuen arrakalan sartu ginen luze gabe.







Lekimek, gutariko batzuendako ezezaguna ordura arte, maitemindurik utzi gintuen, hasieratik bukaerara. Instalazioa arras prekarioa izan arren, arroilaren rappel zoragarriek eta paisaiaren edertasunak hagitz zapore ona utzi ziguten, masifikazio orotatik kanpo, arroilen jaitsieren eta mendizaletasunaren jatorriaren izpiritura itzuli izan bagina bezala. Egun xarmangarria borobiltzeko, ezkutuko hiri elfiko batera zihoala ematen zuen bidexendra liluragarri batetik egin genuen autorainoko itzulia, Papua Ginea Berriko argazki baten barnean egon izanaren sentsazioarekin.


Testua eta bideoa: Ernesto
Argazkaik: Zuriñe


9 abr. 2019

2019ko ikastaroa (I)



Otxolak urtero antolatzen duen espeleologia bertikaleko hastapen ikastaroaren lehenbiziko
bi saioak iragan dira apirilaren lehen asteburuan. Larunbatean, gogoz eta jakin-gosez, eta
apur bat lotsatuta beharbada, izena emana zuten lagunak Otxolako egoitzara agertu ziren
goizean goiz. Espeleologiari buruzko azalpen orokor zenbait eman zitzaizkien bideo batzuen
laguntzaz aurkezpen moduan eta, ekipamenduak aurkeztu eta banatu ondoren, Bihatz
eskalada gunera abiatu ginen lehen maniobrak praktikatzeko. Frakzionamenduak gainditu
gorakoan nahiz beherakoan, penduluak igaro… Ikasleek, aparatuekin ohitzeaz gain, beren
buruak eta indarrak neurtzeko aukera izan zuten oinarrizko maniobrak aspertu arte
praktikatuta. Nekatuta baina sentsazio onekin, hurrengo egunera arte agurtu genion elkarri.



Igandean, giharrak apur bat gogortuta, Lizarragako bentan elkartu ginen hamarretakoa
egiteko. Sabela bete eta baimendutako autoak antolatu ondoren, Tximua leizera buruz abiatu
ginen. Irteera arindu aldera hiru taldeetan banaturik ekin genion lur-azpiko aktibitateari eta,
aintzira nahikoa idor zegoen arren, Tximuak bere altxorren edertasun guztia erakutsi zigun
ahalke gabe.



Asteburu trinkoak bizipen onak utzi ditu, hasierako lotsak uxatuta eta ikastaroko taldea
sendotuta. Zizka-mizka eta trago batzuen bueltan egunotako pasadizoak umorez gogoratu
ondoren hurrengo asteburura arte erran genion agur elkarri. Orduan bertze praktika batzuk
etorriko dira, bertze leizeren bat eta anekdota berriak. Horiek baina, prefosta, bertze kronika
batean kontatzekoak.
Hona asteburukoak laburbiltzen dituen bideotxoa.
A, eta ez atzendu, ez da trolla, krolla baizik!





Testua eta bideoa: Ernesto.


19 mar. 2019

Sorogain sigue dando frutos sabrosos.

Pozo regado.


El pasado sábado volvimos a la alcantarilla después de que el fin de semana anterior nos pusieran los dientes largos con nuevos metros explorados.


Zarpazos de oso.


Quedamos como siempre prontico para almorzar sin prisas y por fin ya sin nieve en la aproximación y disto en mano entramos por la estrecha boca.
Llegamos al punto desde donde nos toca explorar y topografiar y para empezar nos equivocamos y entramos arrastras por donde nos dijeron que no fuésemos porque nos íbamos a perder. Al poco de seguir los arrastraderos nos damos cuenta del error y retrocedemos hasta el punto de topo que nos encomendaron. Topografiamos la galería Oskar askatu, una gatera muy cómoda donde Oskar casi se queda unos días hibernando y solo salió tras amenazarle maza y cincel en mano. De ahí seguimos topografiando y a la vez explorando por la galería mas evidente y cuando parecía que la cueva nos tenía una sorpresa en forma de meandro amplio y con posibilidades de muchos mas metros... Kaput! El meandro está colapsado de barro por casi todos lados, habrá que emplearse a fondo otro día buscando un paso, por hoy, después de 10 horas de barro, hemos tenido suficiente.

Saliendo de la galería Oskar askatu.


Damos media vuelta y con la cabeza gacha por el último fiasco, pero con ganas de ver la topo ampliada (que suma ya más 1300m de desarrollo), y de volver para seguir con las galerías pendientes, que no son pocas... salimos a la calle mojados, llenos de barro hasta las ojeras, y con mas hambre que sed. En el Gautxori nos espera el colacao


Topografiando en la galería M30.


Dejamos por aquí un vídeo de los primeros días de exploración:












Texto y fotos: Zuriñe.
Video: Joanes

Prueba de rotura de mosquetón HMS

Tras las pruebas realizadas sobre mosquetones HMS (http://asacformacion.com/?p=3514) en las que se demostraba que su resistencia se reducía drásticamente al hacer la fuerza sobre el brazo del gatillo en el grupo de Espeleo Socorro Navarro- Nafar Espeleo Laguntza decidimos usar mosquetones de acero de alta resistencia ( 40 Kn en longitudinal, 18 Kn en transversal y 18 Kn abierto). Los cogimos automáticos de dos movimientos pero al usarlos en tirolinas comprobamos que es fácil abrirlos involuntariamente. Antes de comprar los mosquetones de tres movimientos decidimos hacer unas pruebas de rotura. Puestos en comunicación con los compañeros del GAES nos ofrecen su contacto para realizar las pruebas, consensuamos las condiciones de la prueba de rotura y le enviamos dos mosquetones.

Aquí presentamos el informe de Santiago Goñi:
Ensayo sobre dos mosquetones

Se realiza ensayo de tracción a dos mosquetones para comprobar la resistencia a rotura en una posición de trabajo habitual.

Datos del mosquetón.
Marca: Rock Empire
Resistencia longitudinal a rotura: 40Kn--------4078.86 Kg/f
Resistencia transversal a rotura: 18Kn---------1835.49 Kg/f
S/ EN 362/B
Resultados:
Nº1 Rotura a 18155N-------------------1850 Kg/f
Nº2 Rotura a 20305N----------------------2069 kg/f
Ambos mosquetones rompen con una carga muy baja que corresponde más a su resistencia transversal que a la longitudinal.
Grafica nº1
Grafica nº2
Nº1 tras ensayo.

Nº1 Detalle rotura




Nº2 tras ensayo

Nº2 detalle rotura
El primer ensayo lo paro en la primera caída de fuerza que se produce a 1850 Kg/f por la rotura del anclaje del gatillo como muestra el detalle del nº1.
El segundo ensayo se lleva a rotura total. El grafico muestra una subida de fuerza en elástico hasta 2069 kg/f rotura y mantenimiento de fuerza de unos 5mm entre 700 y 900 kg/f para romper agresivamente.
En la rotura se puede apreciar un defecto y aparentemente inicia la rotura en este punto de debilidad.

Fin.

Conclusiones
Aunque disminuye notablemente la fuerza de rotura, acercándose al nominal en trabajo transversal o abierto, mantiene los márgenes de seguridad que necesitamos para anclaje principal de una triangulación en espeleosocorro.







20 feb. 2019

Sorogain, el regreso.

-Egun on! Marchando 9 bocatas por aquí.


Después de dar la tabarra toda la semana en el grupo de wasap con topos, leyendas de antiguas exploraciones en el valle y teorías personales, nos juntamos 9 en Zubiri y después de almorzar vamos a ver qué tal está la nieve. 


Esta vez subimos sin contratiempos y GPS en mano vamos a ver si encontramos una boca nueva a la cueva. Nos esparcimos y enseguida llegan buenas noticias: alguien ha encontrado un pequeño agujero que sopla. Nos juntamos como indios alrededor de una hoguera con el agujerillo en medio y acabamos como 8 jubilaus viendo a uno trabajar y dándole órdenes.

Enseguida el operario nos abandona y los jubiletas uno a uno vamos entrando por la nueva sima. Efectivamente abajo encontramos nuestras huellas del sábado anterior y finiquitamos una tarea de todas las pendientes.


Nueva entrada

De allí vamos juntos a por la siguiente tarea, el pozo de la unión que se supone que nos va a dar muchas alegrías, pero no es para tanto... Pensábamos unir topo con otra cueva pero no puede ser.
Aquí nos separamos y mientras unos exploramos a partir del pozo de la desunión otros van a revisar un par de incógnitas mas.



Escalada en el pozo de la unión.

Después de otra buena sarta de horas salimos un poco decepcionados por no haber podido unir nada pero con una nueva sima, 400m más de topo (ya van 800), varias incógnitas menos, varias incógnitas más, y buenos augurios.


Meandro de la entrada principal.




Texto y fotos: Zuriñe.

12 feb. 2019

SOROGAIN. Buenos augurios.



Llega el sábado y sin mucho madrugar, pese al ansia por llegar, y después del indispensable almuerzo, aparcamos en Sorogain. Todo apunta a que algo de nieve encontraremos... nieve en las cunetas, cara norte y mas altura... Y efectivamente, a los 5 minutos de arrancar a andar empieza la risa madre: nieve cada vez mas alta, mas blanda y mas resbaladiza. 


Ya en el agujero y con los pies mojados empieza lo bueno. Repartimos la faena y empezamos a topografiar la galería principal y los primeros ramales, en el primer pozo decidimos no bajar porque el piso inferior tendrá muchos goteos, así que continuamos topografiando y enseguida el ansia por explorar nos puede y aparcamos el disto. 



Exploramos por grupos varias galerías, y al rato nos juntamos sin querer habiendo encontrado el primer cortocircuito. Todos tenemos buenas noticias, galerías que revisar, pozos que instalar, chimeneas... ¡¡un sin vivir!! Con la emoción no nos damos cuenta de que son ya las 5 de la tarde y mientras echamos un trago de agua y un puño de frutos secos decidimos para dónde tirar. Todos excitados y espitosos queremos ir a donde hemos estado antes e intentamos convencer al resto, pero hay que elegir. Volvemos a repartir tareas y mientras dos grupos topografían otro instala uno de los pozos. Nos juntamos al rato en la base y vuelta a separarnos para explorar... Otra vez todos queremos taladro y cuerda, pero la broca parte en el mejor momento, entre zarpazos de oso, con un buen pozo que se bifurca en 3 galerías, una escaladita encima con buena pinta, ganas de no parar, de llamar al Gautxori y que nos suban unos bocatas. Pero la cordura esta vez gana y abandonamos (hasta el próximo sábado como mucho) con 400 metros de topo, mil y una incógnitas y muchas ganas de situarlo en el mapa y ver si estamos cerca de unir con alguna otra cueva. 

Zarpazos de oso.
Meandro desfondado.

Pozo de los zarpazos.


La vuelta a las furgos no la hacemos con mucha mas dignidad que la subida, parece que un francotirador nos acecha. De uno en uno vamos probando suelo hasta acabar molidos, eso si, las botas y los bajos del buzo limpísimos. 



Mientras limpiamos en la regata los bártulos pensamos a ver dónde nos pueden dar de cenar a las 11 de la noche y acabamos en bucle, cenando un bocata en donde habíamos almorzado 13 horas antes:

-¿Qué venís, de hacer travesía?
-No, de una cueva.
-¡Ah!, y ¿qué tal se estaba? Yo creo que bien porque no tenéis mala cara, ni rasguños, ni nada...
 (Si tu supieras... Hoy ha sido un buen día, un muy buen día, un día de los que hace AFICIÓN)
-Bien, se estaba bien. Prepara otros 6 bocatas iguales para el sábado que viene, por favor.




Texto y fotos borrosas: Zuriñe.